Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

BREVE BIOGRAFIA DE UN SANTO:

SAN GASPAR BERTONI

(Fundador De La Congregación De Los Sagrados

Estigmas De Nuestro Señor Jesucristo)


San Gaspar Bertoni, es uno de estos Santos que quiere exorcizar el mundo. Él nos enseña que "la santidad no consiste en saber mucho o meditar mucho, sino que el gran secreto de la santidad consiste en amar mucho"(Santo Tomas de Aquino). Muchos buscan leer la vida de los Santos para deleitarse con sus milagros, o para descubrir el medio más fácil para conseguir su protección. Haciendo así se olvidan de lo principal: dejan de ver el esfuerzo que ellos hicieron, las luchas que tuvieron, el amor heroico que dedicaron a Dios y al prójimo.

Uno se santifica cuando responde al llamado de Dios, dentro de su familia, de la sociedad de su tiempo. de sus fuerzas y cualidades en el deber cumplido bien y por amor. Santificarse, entonces, significa vivir por amor a Dios, haciendo siempre con una sonrisa su voluntad, y amar al prójimo, como imagen de Dios.

Santificarse es poner en acción los talentos que uno recibió. San Gaspar, el fundador de los estigmatinos, dijo que "las vidas de los santos son comentarios de Evangelio"; Madre Teresa de Calcuta dice: "Tenemos que ser santos no porque queremos sentirnos santo, sino porque Cristo debe poder vivir plenamente en nosotros su vida"

Sin duda San Gaspar Bertoni es una de estas figuras que dejo vivir en él a Cristo, sobre todo Crucificado. Ya que tuvo que superar muchas pruebas en su vida, empezando por su familia.

LA FAMILIA EN QUE VIVIO

Verona, que fue el escenario de Romeo Y Julieta, vio el nacimiento de GASPAR LUIS DIONICIO BERTONI.

Francisco Luis Bertoni, notario se caso con Brunora Ravelli, también hija de notario. Cuando nació Gaspar el 9 de octubre de 1777, los familiares exclamaron: "¡Finalmente llegó el futuro notario de la casa Bertoni ¡" Pero, los planes de Dios y lar realidades serán bien diferentes.

El señor Francisco deseó la libertad de los campos, intentando ser el administrador de sus propiedades. Pero fracasó. Absorbido por sus trabajos, fue extraño a los afectos familiares y en particular estuvo ausente en la educación del hijo. Mas tarde volvió a casa con una empleada, de la cual no se hablaba nada bien.

A pesar de esto, Gaspar tuvo siempre gran respeto por su padre, aunque tuvo que recurrir a los tribunales para reclamar los derechos económicos para su madre. No tenemos ninguna queja contra su padre que lo acompaño, atendiéndolo como hijo y como sacerdote para que tuviera una muerte cristiana.

Mamá Brunora, en vez, era toda otra cosa. Mujer de fe, prudencia y fortaleza cristiana, supo llevar la cruz de una unión conyugal poco feliz. Dedico todos sus cuidados a la educación del hijo, que la recompensó largamente con afecto y devoción.

Cuando las molestias de la edad y las enfermedades comenzaron a dificultarle el movimiento, el hijo la acompaña y la llevaba a la iglesia. Se conformaba con él y le abría todos los secretos de su conciencia.

Asistida por su hijo, murió santamente.

PRIMEROS AÑOS DE SAN GASPAR

"La vivacidad del carácter brillaba en sus ojitos inteligentes y la celestial sonrisa conquistaba los corazones. Los presagios sobre su futuro no podían ser más lisonjeros…Desde entonces se podía prever su santidad". Una santidad, pero, que no se conquista sino con el heroísmo. En efecto la santidad no consiste en decir cosas bellas, ni en pensarlas o en escucharlas. Consiste toda en la voluntad de sufrir.

Y ¡cómo sufrió San Gaspar ¡ Los estudios se desarrollaron normalmente. Recibió el influjo de grandes maestros de la extinta compañía de Jesús." A los 18 años tomo la decisión más importante de su vida: el ideal del sacerdocio brillaba ante sus ojos".

Frecuentó los cinco años de Teología como alumno externo, en una época particularmente borrascosa. Al ritmo de los cañones, de las marchas militares, del vaivén de los ejércitos de Napoleón, Gaspar FUE ORDENADO SACESDOTE EL 20 DE SEPTIEMBRE DE 1800.

Gaspar era de genio alegre y sociable, porque sabia que el Evangelio en alegre, es "Buena Nueva"; y la buena nueva no se puede anunciar sino con la alegría. Por eso, aprendió a tocar varios instrumentos, haciéndose casi director de orquesta. Además del talento musical, estaba dotado de vena cómica irresistible, consiguiendo imitar a la perfección la voz y gestos de cualquiera.

Los niños lo seguían con gusto. Después de los divertimentos y juegos, los llevaba siempre a terminar a los pies del Sagrario, o al cuarto de un enfermo, o a la casa de un pobre, donde dejaban los frutos de sus economías.

Su celo sacerdotal lo llevó inmediatamente a la juventud abandonada y entregada a todos los peligros de una época violenta. Por orden del párroco, donde prestaba su servicio sacerdotal cono uno de los tantos vicarios cooperadores, asumió el apostolado con los jóvenes.

LOS ORATORIOS MARIANOS

Estaba rezando en la iglesia, cuando se le acerco el párroco que le dijo: " tu tienes cara de misionero". " Y yo seré misionero" le contestó, sin tantos titubeos. "Pero, bien entendido. Misionero de jóvenes".

" Y yo seré misionero de jóvenes". Sin duda no pensaba el joven sacerdote que éste era el inicio de una gran obra a la cual lo llamaba el Señor.

Era el 2 de junio de 1802. Él marcó enseguida, la primera reunión para el domingo 20 del mismo mes, en una sala del primer piso de la casa parroquial. Siete u ocho muchachos, 12 a 13 años, tuvieron la ventura de experimentar cuanto fuera agradable a compañía de aquel "curita", por todos ya llamado "Santo".

Nacen así los ORATORIOS MARIANOS, que traerían inmensos beneficios no sólo a la ciudad de Verona, sino a toda la Diócesis. Mientras tanto, el obispo, reconociendo su prudencia y sus virtudes, aunque muy joven, le entrego la dirección espiritual de los clérigos del Seminario y la incumbencia de predicar Retiros Espirituales a los sacerdotes de las diócesis.

Su trabajo fue de tanta profundidad, que 50 años más tarde, muchos sacerdotes aún se recordaban del gran bien que Padre Gaspar les había entregado con su consejo.

Tenemos que notar que los problemas entre el clero eran muy graves, a causa de las ideas revolucionarias del tiempo y por la corrupción de la sociedad. Todos los casos complicados surgidos entre seminaristas o sacerdotes, el Obispo los enviaba a Padre Gaspar. Y él nunca decepcionó.

Siguiendo el estilo del tiempo, que activaba en los jóvenes un impulso a la exaltación militar, Padre Gaspar imprimió a su oratorio Mariano la forma de "Cohorte Mariana".

El estilo militar era muy en boga, especialmente cundo se trataba de fundar otro Oratorio en alguna parroquia de la ciudad o de la diócesis. Los jóvenes se dirigían marchando. Acampaban para las comidas y para dormir. Un poco como los Scouts, sin preocuparse de tantas comodidades. Sabían que iban para llevar la Buena Nueva a otras partes. Y, se sabe los verdaderos Misioneros no miran a las comodidades, porque se sienten llamados para hacer conocer el mensaje de Cristo. Tres palos plantados en el suelo sustentan un gran fondo para preparar la polenta - una especie de chuchoca - que, mezclaba con porotos, era la cena del día. Nunca faltaba la oración, que rezaba de rodillas.

PROFESOR

Cuando enseñaba, en la escuela, que quiso para sacar de las calles a los niños y para darles una instrucción gratuita, Padre Gaspar no olvidaba que era, primero que nada, sacerdote. Para él, todas las clases eran para recordar algún pasatiempo edificante y transformar en espiritual todo lo que es material o intelectual.

Hacia de la escuela un verdadero campo de apostolado. Así es fácil entender como, en 26 años de ministerio, pudo contar con más de 70 alumnos que llegaron al sacerdocio. De todos estos casi nadie se hizo Estigmatino, porque San Gaspar era totalmente desprendido de sí mismo, que no hacía de su congregación, sino trabajaba sólo y únicamente por la iglesia. Él quería anunciar a Cristo y no a sí mismo. Fruto de esta escuela son también tantas personalidades que brillaron en la sociedad por una vida cristiana ejemplar.

Un joven que, demasiado seguro de sí mismo, no quería dejarse convencer por un amigo para visitar el Oratorio del Padre Gaspar, y que todo el contrario, decía cada barbaridad contra propio Padre Gaspar, finalmente se dejó convencer, cuando el "oratorio" le dijo: "Tú insultas a quien no conoces. ¿Qué perderías si vinieras si conmigo, aunque por una sola vez, para ver quien es el Padre Gaspar y lo que dice y hace?" "Está bien. Nada tengo que perder. No quiero dejarme convencer por ese curita?.

Y fue. Observó y oyó todo. Padre Gaspar hablaba a los jóvenes con tanta sencillez y convicción, que un poco a la vez, el joven dejo su seguridad y empezó a tomar interés por lo que el Padre decía y hacía. Al término, sintió como una gana irresistible de conversar con el Padre y pedirle de confesarse. Su conversión fue total. A pesar de las tantas dificultades de su profesión – era panadero – pasó a ser el joven más fiel en los encuentros del Oratorio. Afortunado él, ya que después de no tanto tiempo murió santamente.

NACE LA CONGREGACION DE LOS ESTIGMATINOS

El 4 de Noviembre de 1816, en la iglesia, dedicada a los estigmas de San Francisco de Asís, que en ese periodo era profanada, en Verona, Padre Gaspar se reúne con 4 compañeros, fundando así la CONGREGACION DE LOS SAGRADOS ESTIGMAS, con la finalidad de enseñar a los niños y educar a los jóvenes, trabajar desinteresadamente, ayudando a los Obispos y atendiendo a las necesidades de los sacerdotes. Un ideal que bien pocos se sentían en grado de abrazar, sobre todo porque la vida en esa pequeña comunidad era muy pobre y llena de sacrificios.

La casa de los Estigmas y la iglesia estaban en pésimas condiciones. El primer invierno fue terrible, con el viento y la nieve entrando por todas partes. Pero, nunca se echó a perder la alegría y el verdadero espíritu comunitario.

Se resolvió reformar y adaptar la casa y la iglesia a las nuevas exigencias de los primeros Padres, creando también espacios adecuados y más higiénicos para recibir a los niños que empezaban a acudir a los Estigmas, atraídos pos la fama de santidad de su fundador y de vida ejemplar y sacrificada de sus primeros compañeros.

Entre éstos tenemos que destacar la figura del Hermano Pablo Zanoli que, a pesar de no saber nada de cocina y de todos los quehaceres de la casa, puso todo su amor para dejar libres a los Padres por sus numerosos ministerios. Y será más tarde, el fiel enfermero del Padre Gaspar que lo considero siempre como su verdadero Padre.

No se sentía inferior a los demás, por no ser sacerdote. El se sentía feliz de servir al Señor en esta pequeña comunidad, que la consideraba cono su segunda familia. Había comprendido que el Señor no lo tenemos que servir como nos gusta a nosotros, sino como Él quiere y le gusta.

Las obras estaban adelantadas cuando, en la tarde del 29 de Abril de 1825. Su Majestad el Emperador Francisco 1º, con la esposa y el hijo, príncipe Francisco Carlos José de Italia, Ranieri ministros de estado, camareros y personajes ilustres del séquito, llegaron de visita a los Estigmas. Padre Gaspar, al cual los dolores a veces le dejaban momentos de mejoría, se arrastro por la sala de clase y, a través de los andamios de la construcción, explicaba al Emperador lo que se había realizado y lo que quedaba por hacer… La satisfacción de los ilustres visitantes fue visible y alentadora.

CONSEJO MUNICIPAL

El 30 de Enero de 1841, Padre Gaspar recibió el siguiente oficio:

"La ilustre delegación Provincial (de Grezzana – un pueblo cerca de Verona) por el decreto de 04 de diciembre de 1840, enseguida a la deliberación de este Consejo Municipal, juzga oportuno nombrar a vuestra Reverendísima como concejal Municipal en substitución al tercer vocal, para el trienio 1841-1843" No estamos capacitados de evaluar los limites de actividades del Padre Gaspar como concejal de Grezzana que todavía no deja de honrarse de poder contar, en su cuerpo administrativo, con un Santo.

LA LARGA ENFERMADAD

La primera enfermedad grave le vino en 1812. El verdadero martirio de su vida de sufrimientos comenzó en 1824. Apareció, primero, una hinchazón a la pierna derecha. Enseguida, a la altura de la tibia,

Apareció un pequeño tumor, que fue creciendo cada vez más hasta llegar a la rodilla.

El tumor tomó forma irremediable y fue necesario la intervención quirúrgica. Él celebre Doctor Luis Manzoni hizo la primera incisión, poro no consiguió llegar hasta la raíz del mal.

Según Padre Lenotti, "durante las molestias que duraron más de cinco años, Padre Gaspar tuvo que someterse a tratamientos horribles, cortes profundos, a veces de un palmo de largura".

Incisiones internas y externas, que iban hasta el hueso. Corretajes y quemaduras, practicadas según los principios de una cirugía rudimental, que todavía no se conocía anestésicos. Se habla de más de 200 de estas intervenciones dolorosas.

Durante las tremendas oportunidades el Padre encontraba su consuelo y fortaleza en la oración. Los médicos se dieron cuenta y la decían: "Rece, Padre, rece cuando quiera basta que nos deje operar"

Cuando fue preciso sacarle del hueso, tuvieron que perforar el fémur. Sólo entonces se le vieron en el rostro " unas lágrimas silenciosas". Por esa su debilidad pidió perdón.

La enfermedad trajo un terrible martirio en su vida. Dios lo quiso semejante a Cristo Clavado en la Cruz.

Pero el Padre no dejaba sus deberes. Acomodado en una butaca de brazos, en su cuarto daba regularmente asistencia a los alumnos que lo rodeaban, predicaba cursos de Retiros Espirituales a grupos de seminaristas y clérigos a las Sagradas Ordenes.

Solo interrumpía su actividad cuando el dolor era demasiado fuerte.

En el lento martirio de su enfermedad, Padre Gaspar siempre sé mostró resignado a la voluntad de Dios.

Tenía profunda confianza en Dios y una conformidad a toda prueba.

Repetia frecuentemente: "Me quedo observando lo que Nuestro Señor está haciendo. Oh, cuanto es bondadoso…." . O rezaba su oración preferida: "Bendito sea Dios. Reine soberana su voluntad en nuestros corazones. Que su voluntad se realice en todo"

Los penitentes lo buscan hasta su cuarto. Todo viernes en la tarde, baja o es llevado hasta la iglesia en honor de Cristo Crucificado. Mucha gente importante iba para escucharlo y se retiraba profundamente impresionada.

El Cardenal Luis de Canossa, cuando joven, había oído muchas veces sus predicas y dijo "Padre Gaspar hablaba con tanta suavidad y ardor, que el corazón de quien lo escuchaba quedaba no sólo persuadido y penetrado de manera toda especial".

Su salud fue declinando cada vez más. Las enfermedades se fueron acumulando y no se encuentre explicación para todo esto, sino una disposición de la divina Providencia: Padre Gaspar debía ser una imagen viva de Jesús Crucificado.

La suavidad de su trato se mantuvo inalterada. Su alegría lo ayudaba a encubrir la agudeza de los tormentos.

Recordando las habilidades de la juventud, tenía siempre en los labios algún verso o gracia para animar a los que le prestaban algún servicio. A veces, el chiste se refería a la comida o a un remedio que le daba asco, que pero tomaba como si fuera el manjar más agradable.

En los últimos meses sus sufrimientos aumentaron de manera impresionante " Si supieran hijos míos, qué aflicción siento…Qué dolor … Qué malestar …Créanme, que me desesperaría de mis molestias… Cuando necesitaré de algo los llamaré".

Para enfrentar tantos dolores, invocaba frecuentemente a Jesús y María Rezaba el Rosario y otras piadosas oraciones.

SU SANTA MUERTE

El 12 de Junio de 1853, por la mañana, Padre Gaspar recibió la Santa Comunión, como de costumbre. Después del mediodía, entró en un desvanecimiento mortal. Agradeció a sus religiosos. Sé confeso y recibió la unción de los Enfermos. Acompañó todas las ceremonias con espíritu de recogimiento.

Entró en agonía. Recibió la Bendición apostólica y, mientras se recitaban las ultimas oraciones, sin un gemido entrego su alma a Dios, mientras los Padres habían ido a las distintas parroquias de la ciudad para dar la catequesis al pueblo. Eran como las tres de la tarde.

El Padre Gaspar continuaba, a través de sus compañeros, su apostolado, aún después de muerto. Al primer anuncio de la fatal noticia toda la ciudad de Verona se conmovió y exclamo, triste y jubilosa a la vez " MURIO EL SANTO. PADRE SAN GASPAR ES UN SANTO".

EL PADRE GASPAR EN LA ACTUALIDAD

El 1 de Noviembre de 1975, delante de la Basílica de San Pedro en Roma, el Papa Pablo VI proclama:

" Acogiendo los votos de muchos hermanos nuestros en el episcopado, de los religiosos de la Congregación de los Sagrados Estigmas y muchos fieles, oído el parecer de la Sagrada congregación de las causas de los Santos, después de haber largamente reflexionado e implorado en la oración la luz divina, por nuestra autoridad apostólica inscribimos en el rol de los beatos al venerable siervo de Dios

Padre Gaspar Bertoni, y concedimos la facultad de que se pueda celebrar su fiesta cada año al día 2 de Junio"

En esa ocasión el Papa dijo " Gaspar Bertoni, es un sacerdote Veronés fundador de la Congregación de los Estigmatinos (1777-1853) joven sacerdote formado a la escuela Ignaciana, él se dedica por el bien de los ciudadanos, curando las llagas dejadas por la guerra Franco-Austriaca. Dándose cuenta de la urgente necesidad de sanar la juventud que veía a la merced de sí misma, privada de formación, él en la pobreza yen la humildad más absoluta, reunió niños y jóvenes en su primer Oratorio, que nace con el nombre de

Cohorte Mariana. La institución se funde en nombre de María para dar a los jóvenes una formación completa - escolástica, humanista, y sobre todo espiritual – con los insustituibles medios de la dirección espiritual y de la piedad eucarística y mariana. Nace así, en 1816, en la iglesia de los Estigmas, al Congregación de los misioneros Apostólicos (llamados por los Estigmatinos) que, en época no bien dispuesta hacia las Ordenes Religiosas, debía preocuparse de la obra de educación de los jóvenes por medio de las escuelas gratuitas.

Confesor experto, se dedica con particular premura a las vocaciones, sostiene con su incentivo obras nacientes, entre las cuales las de la Marquesa de Canossa y de la Naudet. Su vida es una continua inmolación, hasta la extrema purificación de la enfermedad " Tengo necesidad de sufrir" fueron las ultimas palabras.

Vemos en esta mansa y proevidente figura el apóstol de los jóvenes que, también hoy día, indica el camino que se tiene que seguir para un porvenir de la sociedad.

( De la homilía que Pablo VI pronuncio durante el rito de la Beatificación del Padre Gaspar Bertoni, él 1 de Noviembre de 1975)

El mismo ida 14 años más tarde el Papa Juan Pablo II, en la misma Plaza de San Pedro en Roma, delante de miles de peregrinos de varios continentes, donde esta implantada la Congregación Estigmatina, declaro solemnemente SANTO para la iglesia universal al humilde Padre Gaspar modelo heroico de virtud y santidad

La Congregación, fundada por San Gaspar, continuo su camino y progresó lentamente, desarrollándose primero en Italia y después por el mundo entero.

Actual mente cuenta con unos 400 miembros y se encuentra difundida en Italia, Estados Unidos, Brasil, Tailandia, Africa del Sur, Botswana, Tanzania, Costa de Marfil, Inglaterra, Alemania, Georgia, Filipinas, Chile y Paraguay.

Una floreciente Misión en China termino con la invasión comunista. Pero en estos últimos tiempos se reanudaron los contactos, sobre con las Hermanas del Sagrado Corazón, fundada por el entonces Monseñor Tarcisio Martina un estigmatino valiente, que pasó años en las cárceles comunistas. El 23 de Marzo de 1980 llegaron a Chile, desde Brasil los dos primeros sacerdotes Estigmatinos, Padre Pedro Zappini y el Padre Devanir Da Silva, asumiendo el trabajo pastoral de la inmensa parroquia del Divino Redentor en La Florida, Santiago.

El 28 de Octubre del mismo año, viene también otro sacerdote de Italia Padre Luigi Tortella, quien, después de cinco meses en Santiago se hace cargo de la pobre y abandonada parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Iquique. Era el 25 de Marzo de 1981.

El 30 de Octubre llega a Santiago también un hermano de Brasil, Hermano Luis Zanchetta. En Enero de 1982 llega de Italia el Padre Daniel Giacopuzzi, que acompañara a Padre Luigi en Iquique. Lamentablemente esa Parroquia fue entregada al Obispo el año 1990. En 1984 se abrió en la Pintana, comuna al sur de Santiago, un pequeño Seminario, donde actualmente se están preparando algunos Seminarista, para vivir el espíritu de San Gaspar Bertoni, cono "Misioneros Apostólicos en ayuda de los Obispos", " en la Diócesis y en el mundo"

En Enero de 1989 tuvimos la dicha de ver ordenado sacerdote al primer Chileno: Padre Miguel Rivas; ya fallecido.

A él están siguiendo otros más El (pusillus grex) pequeño rebaño de San Gaspar esta creciendo también en Chile


Adaptado Del Libro "BREVE VIDA DE SAN GASPAR BERTONI"

Traducido al español por el Padre Luigi Tortella - Estigmatino


Volver